Las preocupaciones de un rey

 

 

 

Felipe II despacha en El Escorial.

Pues sí. En contra de la antigua creencia de que la naturaleza de los reyes flotaba entre lo humano y lo divino y las debilidades humanas no iban con ellos, los monarcas también tenían su corazoncito y cuando las cosas se ponían complicadas afloraban entonces sus más terrenales sentimientos. Incluso en reyes tan poderosos como lo fue Felipe II.

Un ejemplo de lo que digo ocurre cuando un viejo conocido nuestro, el corsario inglés Francis Drake, inicia la Expedición de Drake de 1587 o como al pirata británico, dando muestras de su humor inglés, le gustaba llamarla Singeing the king of Spain’s beard(Chamuscando la barba del rey español).

 


El corsario Francis Drake.

Su misión principal consistió en hostigar a la flota española, que por aquel entonces preparaba su Armada Invencible, para así evitar la inminente invasión española a tierras inglesas. Para eso se dirige a la bahía de Cádiz en donde están fondeados gran parte de las naves españolas y en un hábil golpe de mano, el inglés hereje, al que el diablo confunda, consigue su propósito hundiendo una treintena de barcos españoles y capturando otras cuatro naves llenas de víveres.


Mapa de Drake al ataque de Cádiz (1587)

Felipe II, enterado del descosido que le ha preparado el inglés y enterado también de que se dirige hacia Lisboa con aviesas intenciones, dicta rápidamente una carta al Duque de Medina-Sidonia instándole que con toda celeridad, salga de Cádiz con su infantería y caballería para pararle los pies al corsario. La carta se conserva íntegra y es un documento descubierto recientemente. Remedios Naturales Caseros Trucos Y Consejos De Salud


Sobre de la carta con la dirección.

Por el Rey – Al Duque de Medina-Sidonia su primo. (4 Mayo 1587)


Primera hoja de la carta.

Pero lo más llamativo de la misiva y donde se refleja la honda preocupación del rey por el asunto es al final de la carta, donde Felipe II de su puño y letra, añade la siguiente posdata:

“Con mucho más cuidado me tuviera este negocio si no os hallarais vos en él, con que espero que ha de tener un buen final.”

Yo el Rey


Detalle de la posdata manuscrita del rey ( Se nota en el cambio de caligrafía, mas ilegible) y su firma. Siempre firmaba como “Yo el Rey”

Si tenemos en cuenta que por aquel entonces el rey era bastante anciano y que por culpa de sus achaques tenía serias dificultades para escribir (como demuestra su caligrafía) en su mensaje habría que leer -entre líneas y olvidando las formalidades- lo siguiente.

“Oye macho que los tengo de corbata, así que como no lo resuelvas tú no sé quien narices lo va hacer.”

A pesar del deseo del rey y de los empeños del de Medina-Sidonia, Drake siguió pirateando por costas portuguesas llegando hasta las azores y causando un grave perjuicio a los intereses españoles. Tanto es así que los planes de la invasión de Inglaterra con La Armada Invencible, que estaban prácticamente acabados, se tendrían que aplazar en más de un año.

Más en:

Expedición Drake de 1587. (Wiki)

Carta de Felipe II al Duque de Medina-Sidonia. (Biblioteca Digital Mundial)

Etiquetas: , ,

Las preocupaciones de un rey

Las preocupaciones de un rey

Pues sí. En contra de la antigua creencia de que la naturaleza de los reyes flotaba entre lo humano y lo divino y las debilidades humanas no iban con ellos, l

historia

es

https://historiasconhistoria.es/static/images/historia-las-preocupaciones-de-un-rey-2863-0.jpg

2024-05-25

 

Las preocupaciones de un rey
Las preocupaciones de un rey

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Update cookies preferences