Parásitos

 

 

 

No. No te has equivocado de página, ni yo me he vuelto loco y he decidido cambiar radicalmente la temática de este sitio para dedicarme ahora a los bichitos. Lo que ocurre es que hace tanto tiempo que Parásito perdió su significado original, que ya hemos olvidado lo que realmente era ser un parásito.

Parásito proviene del latín parasitus que literalmente significa “comensal” y estos eran unos peculiares personajes de la antigua Roma cuyo oficio consistía en comer y además… por la patilla.

Fueron los griegos quienes, cuando celebraban los festines en honor de Hércules, a los primeros que invitaban a los banquetes eran a los parásitos, considerados personas sagradas y que estaban puestas bajo la protección del mismo Hércules.

 

Los romanos adoptaron esta costumbre aunque con su especial idiosincrasia. En un principio cualquier buen anfitrión romano que se preciara de serlo, debería invitar a su mesa a uno o varios de estos parásitos. Esto era algo de obligado protocolo si querías asegurar que los dioses te acompañaran y que el banquete discurriera de forma satisfactoria.

Como era de esperar, esta costumbre no tardó en irse un poco de las manos y pronto el puesto de parásito empezó a atraer a gente de dudosa catadura moral. En su mayoría eran gente que acudía a Roma a “buscarse la vida” y que prefería hacer cualquier cosa antes que trabajar. También abundaban entre los parásitos gente, sobre todo jóvenes, que habían dilapidado su fortuna o herencia en juegos y orgías y que ahora pululaban de banquete en banquete.

 

Se distinguían tres clase de parásitos:

Los parásitos aduladores: Se esforzaban por caer simpáticos halagando exagerada y continuamente a los invitados y especialmente, claro está, a los dueños de la casa.

Los parásitos sufretormentos: Eran el blanco de todas las bromas, desprecios e insultos del resto de invitados, pero que todo lo aguantaban con tal de llenar la panza. Blog sobre termux

Los parásitos burlones: Se mofaban de todo, eran expertos cotillas al tanto de todos los chismes de la ciudad y amenizaban las fiestas con chistes y chascarrillos.


Pan encontrado en Pompeya (S. I dC.)

Estos personajes no tardaron en caer de categoría. El parasitismo, antes un acto simbólico y sagrado, acabó convertido en un oficio cualquiera donde abundaban los sinvergüenzas. Así vendía un parásito su “arte” en mitad de la calle.

 

Vendo frases graciosas. Venid, ofreced: ¿Quién las quiere por una cena? ¿Quién ofrece una comida por ellas?. También vendo adivinanzas griegas de las que hacen sudar. Blandas risotadas para cuando se está bebido , agudezas, halagos y regocijos parasitarios. Un parásito vacío para depositar en él las sobras de la comida. Me es necesario vender esto como sea.

Extracto de una obra de Plauto.

No es complicado imaginar como la palabra Parásito llegó a tener el sentido que hoy en día tiene.

Persona que vive a costa ajena. Dicho de un organismo animal o vegetal: Que vive a costa de otro de distinta especie, alimentándose de él y depauperándolo sin llegar a matarlo.


Visto en el libro:

URBS ROMA – La Vida Pública de Jose Guillén

Etiquetas: , , ,

Parásitos

Parásitos

No. No te has equivocado de página, ni yo me he vuelto loco y he decidido cambiar radicalmente la temática de este sitio para dedicarme ahora a los bichitos.

historia

es

https://historiasconhistoria.es/static/images/historia-parasitos-2818-0.jpg

2024-06-17

 

Parásitos
Parásitos

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Update cookies preferences