Historias de cine (ii)

 

 

 

El cines está lleno de historias y no sólo por sus más de cien años de vida o por lo que nos cuentan sus películas, sino también por la multitud de anécdotas, muchas increíbles y extravagantes, que ocurren durante sus rodajes. Y tantas son las curiosidades que hay para contar, que despues de Historias de Cine (I), aquí va la segunda entrega. (Y es fácil que pronto haya una tercera)

En el corto de 17 minutos “Un perro andaluz” de Luis Buñuel aparece una de las escenas más conocidas y también más impactantes de la historia del cine. Es aquella donde el propio Buñuel (como actor) corta el globo ocular de una mujer con una navaja de afeitar. La escena, por si alguien no la conoce o simplemente desea recordarla, es esta.

 

Buñuel, genio del surrealismo cinematográfico, explica así los motivos que le llevaron a empezar su película con una escena tan escalofriante.

Para sumergir al espectador en un estado que permitiese la libre asociación de ideas era necesario producirle un choque traumático en el mismo comienzo del filme; por eso lo empezamos con el plano del ojo seccionado, muy eficaz.

A mi no me queda duda de su eficacia. Es más, aún sigue dándome grima cada vez que lo veo.

De todos modos, para tranquilidad de todos aquellos que pudieran pensar que a la muchacha le cortan el ojo de verdad, hay que explicar que para hacer la escena se utiliza una cabeza de vaca a la que se le afeita todo el pelo de los párpados y de alrededor del ojo. Si uno se fija un poco, se aprecia que lo que se puede ver del rostro de la mujer, efectivamente no parece muy humano.

Otras escenas, paradójicamente, son famosas porque en su día no pudieron verse. Como ocurre con esta “tórrida” escena de la película “Tarzán y su compañera” (1934) que no vio la luz hasta bastantes años después de haberse rodado. AFrutados todo sobre frutas

La escena sin duda que es fantástica, pero es comprensible que para la estrecha moral de la época resultara algo subida de tono y sólo se vio en los pases previos. En la mayoría de países sólo se ve a Tarzán tirándo a Jane al agua y acto seguido a Jane que llega nadando a la orilla junto a Chita. Y digo que en la mayoría de países, porque hubo lugares donde después de ver caer a Jane al agua, inmediatamente ésta aparecía como por arte de magia, poniéndose la ropa junto a Chita (así se vio en España).

Charles Chaplin y Buster Keaton en Candilejas.

También puede suceder que la escena es eliminada por el mismo director. Este es el caso de Charles Chaplin en la película “Candilejas” (1952). Fue en uno de los momentos estelares de la película donde Chaplin junto a Buster Keaton interpretan a dos viejos cómicos que protagonizan un número musical a dúo. Según cuentan los testigos que vieron el rodaje de la escena, la actuación de Chaplin fue magnífica, pero dicen que la de Keaton fue excepcional. Tanto fue así que el propio Chaplin, a la hora del montaje, decidió no incluir la escena completa quitando numerosos planos de Keaton. Aún así, el resultado final donde aparecen estos dos monstruos del cine, es una pequeña genialidad.

Este vídeo es un delicioso extracto de un par de minutos. Para animar el día.

(NOTA: Si te ha sabido a poco aquí está la escena completa que se ve en Candilejas. Dura siete minutos.)

Etiquetas: ,

Historias de cine (ii)

Historias de cine (ii)

El cines está lleno de historias y no sólo por sus más de cien años de vida o por lo que nos cuentan sus películas, sino también por la multitud de anéc

historia

es

https://historiasconhistoria.es/static/images/historia-historias-de-cine-ii-2754-0.jpg

2024-05-26

 

Historias de cine (ii)
Historias de cine (ii)

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Update cookies preferences