Un ferrocarril de piedra. el diolkos

 

 

 

La península de Peloponeso y en un círculo el istmo de Corinto.

En el siglo VII a.C. tenían un problema. Una pequeña lengua de tierra de apenas 6 km. llamado istmo de Corinto obligaba a los barcos griegos a bordear la península de Peloponeso con el consiguiente perjuicio en kilómetros y sobre todo, un gran peligro por lo irregular y rocoso que era su litoral.

Busto de Periandro

Fue el tirano de Corinto, Periandro (628-588 a.C.), quien se propuso dar una solución a tan peliagudo asunto. Periandro estaba dispuesto a cavar la tierra para, de este modo, comunicar el mar Jónico y el mar Egeo, pero ciertos matemáticos Egipcios se lo desaconsejaron porque, según ellos, se corria el riesgo de que se hundiera el Peloponeso entero. Así que la solución fue otra.

 

Construyeron el Diolkos (literalmente transporte al otro lado) que consistía en una calzada de unos 6 km. de largo.

La línea de puntos es el camino que seguía el Diolkos.

El camino se construyó en piedra caliza y la anchura variaba de los 3 a 6 metros según tramos. En esta piedra caliza, se cavaron dos surcos paralelos con 1,5m de separación (asombrosamente cerca del 1, 435m del ferrocarril moderno) y sobre ellos circulaba el Olkos una gran plataforma de madera con ruedas que encajaban en los carriles, muy parecido a los actuales vagones de carga. Por eso hay quien lo considera el primer ferrocarril de la historia.

(NOTA: Aunque ferrocarril literalmente significa camino de hierro, actualmente se entiende por ferrocarril, en el sentido amplio del término, el sistema de transporte terrestre guiado sobre carriles o rieles de cualquier tipo)

La plataforma u Olkos se hundía ligeramente en el agua y sobre él se colocaba el barco. No es muy seguro si descargaban la mercancía antes para hacerlo más liviano o cual era el tamaño exacto de los barcos que era capaz de transportar, pero una vez cargado en la plataforma, un tiro formado por bestias o personas (tracción animal en cualquier caso) tiraba de ella hasta poner el navío en la orilla contraria. Todo para pelo rizado

Barcos de este tipo son los que transportaba el Diolkos.

El Diolkos fue ampliamente utilizado ya que se estuvo usando hasta bien entrada la edad media y aunque ninguno era tan grande como el de Corinto, se construyeron algunos más en diversas partes del imperio romano, principalmente fluviales, para sortear saltos de agua y rápidos en ríos.

Barco cargado sobre el olkos tirado por bueyes.

A pesar de que la idea de abrir el canal siempre estuvo presente (Julio Cesar lo tenía entre sus proyectos preferentes y Nerón llegó a empezarlo simbólicamente dando la primera cavada con un pico de oro) no será hasta 1893 que el canal de Corinto se abra definitivamente. Y en contra de lo que decían los matemáticos egipcios, la península no se hundió. .

Imagen de la construcción del canal.

El canal en la actualidad.

Actualmente, los vestigios que quedan del Diolkos están desapareciendo principalmente por culpa de la desidia.

Instantáneas de los restos del Diolkos en 1960 y en 2007.

En esta página, se recogen firmas para solicitar su conservación.

Localización en Google Maps.

Más en:

https://es.wikipedia.org/wiki/Diolkos

Visto en el libro:

La Última Legión de Valerio Massino Manfredi.

Etiquetas: , , ,

Un ferrocarril de piedra. el diolkos

Un ferrocarril de piedra. el diolkos

En el siglo VII a.C. tenían un problema. Una pequeña lengua de tierra de apenas 6 km. llamado istmo de Corinto obligaba a los barcos griegos a bordear la pen

historia

es

https://historiasconhistoria.es/static/images/historia-un-ferrocarril-de-piedra-2730-0.jpg

2024-06-11

 

Un ferrocarril de piedra. el diolkos
Un ferrocarril de piedra. el diolkos

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Update cookies preferences