El éxito de las legiones romanas (ii)

 

 

 

Hemos visto que un legionario era capaz de hacer marchas de 30 km. y si forzaba el paso podía llegar hasta los 50 km. Bueno, esto tal vez no sea tan complicado para cualquier pesona con unas aceptables condiciones físicas. Pero la cuestión no era hacer llegar solo a los legionarios. Los ejercitos en la antiguedad movían una cantidad ingente de soldados, pero tras de sí arrastraban consigo todo un cortejo de servidumbre formado por carpinteros, herreros, … en fin, toda la logística que era transportada en pesados carromatos que avanzaban pesadamente, enfréntandose a todas las irregularidades del terreno. Esto, obviamente, retrasaba enormemente el avance de cualquier ejercito. Los romanos se percataron de ello y simplemente lo eliminaron. No habían acostumbrado a los reclutas a transportar grandes cargas para nada. Además de las armas, en sus petates un legionario llevaba todo su equipo, capote, utensilios de cocina, herramientas, raciones de campaña, etc. Luego, cada grupo de ocho legionarios disponían de una mula donde transportaban la tienda, el molino para el pan… este grupo es un contubernium y es la división mínima de una legión. Estos hábiles cambios en la constitución de un ejercito confirieron a las legiones romanas una capacidad de desplazamiento desconocida hasta entonces.

 

Ya hemos visto que sabían moverse rápido. Pero despues de adentrarse un montón de kilómetros en territorio enemigo… ¿que? Están desprotegidos, seguro que rodeados de nativos de la zona, la noche se les echa encima y una legión se halla completamente descubierta en medio de ninguna parte…¿Qué hacer? Una vez más, los romanos demostraron ser extremadamente hábiles y sobre todo prácticos. Se conviertieron en verdaderos cuerpos de ingenieros donde todos eran trabajadores. Unos sabían un poco de carpintería, otros de albañilería, otros eran herreros, otros zapadores… De ese modo, por ejemplo, idearon un sistema para levantar, en apenas unas horas, un campamento fortificado donde poder pasar las noches protegidos . El modo de hacerlo es tremendamente sencillo pero efectivo y tan solo se precisan manos y coordinación. Unos cavan un foso alrededor de donde hayan acampado y la tierra extraida era apilada a modo de terraplen en el borde del mismo foso. Mientras, otros talaban árboles de la zona y simplemente limpiándolos de ramas los clavaban en el terraplen levantado formando así una empalizada de estacas. (No sé si me explico bien, trataré de hacer un dibujillo que se entenderá mejor). Blog sobre Formación Universitaria

Reconstrucción de la fortificación que rodeó Alesia ——————————— Esquema del mismo campamento donde pueden verse las trampas de hierros y estacas ocultos en el suelo

Pero no sólo construían fortificaciones. Eran unas tropas tremendamente versátiles y sobre el mismo lugar de asedio construían increibles torres de asalto o catapultas y escorpiones(la “artillería” de la época, el primero arrojaba piedras y lo segundo flechas de más de 1kg de peso). También hicieron o asentaron las bases de grandes obras civiles como las calzadas romanas(para asegurarse el suministro y la llegada de refuerzos) Puentes para vadear ríos, diques, embalses… En resumen, fue el primer ejercito que le dió verdadera importancia a la logística.

Las legiones conquistaron el mundo a sangre y fuego y fueron capaces de aplacar la más enconada de las resistencias. Después una vez los terrenos eran conquistados, una hábil política de invasor, como permitir libertad de culto, conservar los gobiernos locales (los romanos se conformaban con recaudar) y sobre todo implantar una calidad de vida desconocida hasta entonces(agua corriente, alcantarillado, comunicaciones…) lograban que los invadidos rápidamente se “romanizaran” y convirtieran en sus fieles aliados. El más claro ejemplo es Hispania, a la que los Romanos tardaron en conquistar casi dos siglos pero que a la postre se convirtió en la provincia romana más aventajada, hasta el punto que de Hispania salieron luego varios Emperadores que gobernaron Roma.

Etiquetas: ,

El éxito de las legiones romanas (ii)

El éxito de las legiones romanas (ii)

Hemos visto que un legionario era capaz de hacer marchas de 30 km. y si forzaba el paso podía llegar hasta los 50 km. Bueno, esto tal vez no sea tan complicad

historia

es

https://historiasconhistoria.es/static/images/historia-el-exito-de-las-legiones-romanas-ii-2611-0.jpg

2024-06-02

 

El éxito de las legiones romanas (ii)
El éxito de las legiones romanas (ii)

Si crees que alguno de los contenidos (texto, imagenes o multimedia) en esta página infringe tus derechos relativos a propiedad intelectual, marcas registradas o cualquier otro de tus derechos, por favor ponte en contacto con nosotros en el mail [email protected] y retiraremos este contenido inmediatamente

 

 

Update cookies preferences